Vino sirviéndose en un vaso desprendiendo un adorable aroma

Aromas primarios, secundarios y terciarios del vino

La cata de un vino es un proceso muy importante. Nos ayuda a preciar mejor el proceso gustativo. El olfato y el gusto son los sentidos más determinantes para catar los aromas primarios secundarios y terciarios del vino.

Mediante este artículo, queremos que conozcas los tipos de aromas que presenta el vino. Así, tendrás un conocimiento básico sobre los olores principales que puede aportar esta gustosa bebida. Te explicaremos en qué se diferencian los aromas.

Aromas primarios

Los aromas primarios del vino se desprenden de la cepa, es decir, de uva con la que se ha elaborado el caldo. Estos aromas dependen de las variedades de uva.

Son los aromas que apreciamos primeramente o los que aparecen cuando olemos el vino de la copa. Existen cuatro tipos entre los primarios:

✔️ Floral: El aroma del vino nos recuerda al olor de las flores. Algunos ejemplos serían la rosa, la lila, la flor de azahar, las violetas o el jazmín.

✔️ Frutal: El vino nos proporciona un olor a frutas. Nos suele recordar a olores de manzana, pera, maracuyá, fresa, melocotón…

✔️ Vegetal: Son aquellos aromas que nos recuerdan al café, la trufa, el tomillo, el laurel, el hinojo o el anís, entre otros.

✔️ Minerales: Son los aromas relacionados con el terroir donde se ha producido el vino, es decir, el lugar de origen donde se ha desarrollado la cepa de la uva.

Aromas secundarios

Estos aromas se desarrollan durante el proceso de fermentación alcohólica y maloláctica del vino. Su variación depende de las levaduras que se hayan seleccionado y de la temperatura a la que hayan sido fermentados los vinos. Existen tres series de aromas secundarios:

✔️ Fermentación: Evoca olores que nos recuerdan a la levadura, las galletas o los bizcochos.

✔️ Lácticos: En vinos que desprenden olores como la leche, el queso fresco, la mantequilla o el yogur.

✔️ Amílicos: Nos recuerdan al barniz, al caramelo o al plátano, entre otros.

Aromas terciarios

Los aromas terciarios o bouquet se obtienen en la fase de envejecimiento del vino. Por lo tanto, su apreciación tan solo puede darse si los caldos han sido sometidos al proceso de crianza y posterior envejecimiento. Podemos encontrarnos aromas como los siguientes:

✔️ Madera: Pino, roble, cedro, etc.

✔️ Empireumáticos: Café, avellanas, cuero y otros.

✔️ Especiados: Vainilla, coco, nuez moscada, etc.

Conoce Viveros Lagunilla

En Viveros Lagunilla trabajamos en la producción y comercialización de injertos de vid en Navarra para su posterior plantación. Nos comprometemos con los productos que vendemos. Por ello, te ofrecemos la mejor asesoría desde antes de que adquieras la planta hasta que finalice la cosecha. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier sugerencia respecto a nuestros servicios. Esperamos que te haya gustado esta entrada sobre los aromas primarios secundarios y terciarios del vino.

Sin comentarios

Añadir un comentario